¡¡Todo cocinado!! (O por qué implementar sistemas o procesos en tu negocio)

Cuando se da inicio a un emprendimiento es muy común que sólo seamos nosotros, la compu y los primeros productos o servicios. Al principio podemos ir improvisando en algunas cosas: mails presentándonos a potenciales clientes, presupuestos según los pedidos que recibimos… pero no por mucho tiempo. Tarde o temprano vamos a necesitar “automatizar” algunas cosas, y mejor temprano y antes de necesitarlo indispensablemente que tarde, cuando ya estemos sobrepasados. Te cuento por qué.

PicsArt_06-08-04.28.07

Imaginate esta situación: el viernes llegaste tarde de trabajar pero querías preparar una rica comida. No pudiste ir al súper así que te tocó improvisar con lo que había. Abriste la heladera, miraste qué tenías, pensaste rápido cómo podías combinar todo, sacaste los ingredientes y pusiste manos a la obra… et voilá!! Fantástico, no? Toda una master chef de la improvisación culinaria.

Imaginemos ahora cómo siguió todo: Taaan rica te salió la cena del viernes que a los pocos días tu familia te pide que la vuelvas a preparar. Te ponés a pensar y ‘oops… ¿cómo era que lo había hecho?‘. Vooolvés a buscar los ingredientes, vas de una corrida a comprar si falta alguno o ves cómo reemplazarlo con otra cosa e intentás recordar cómo habías preparado todo… y seguro no te sale igual. ‘¿Por qué no habré anotado la receta?

 

Lo mismo puede pasar en la gestión de tu emprendimiento. Hay situaciones que requieren ciertos ‘pasos’ y, cuando va creciendo el negocio, ya no podés ir viéndolo sobre la marcha. Necesitás un proceso o sistema para hacer las cosas.

Para no sobrecargarte y poder seguir creciendo sin perder efectividad en tareas básicas del día a día es importante que prepares ‘procedimientos’ para que tanto vos como todo tu equipo sepan cómo, valga la redundancia, proceder. Podés diseñar los sistemas de cada área de tu negocio según creas conveniente: correos electrónicos, actualización del blog, publicación en redes sociales e incluso la experiencia de tu cliente/usuario desde que se contacta con vos hasta que compra tu producto o servicio.

Para esto sólo tenés que sentarte y pensar las etapas de estas tareas, y armar un esquema para repetir cada vez que las realices y que te permita programar lo que sea posible. Por ejemplo: para saber qué y cuándo publicar en redes sociales podrías armar un calendario donde determines un tipo de publicación según el día y horario (lunes: a la mañana, frase motivacional – a la tarde, foto de producto de la semana), y sólo agregarás cosas cuando se trate de fechas especiales.

One step forward…

Para llevar todo un pasito más adelante, te recomiendo armar una Guía de Procedimientos con el paso a paso de cada uno de ellos e incluso las plantillas que utilices de base (modelo de mail de presentación, grilla en blanco de Nota de Pedido, etc.). De este modo podrás revisar periódicamente tus procesos y ajustarlos donde sea necesario sin tener que estar pensando cómo es que hacés las cosas.

Y si tu negocio crece de modo que incorpores gente a tu equipo, esta guía te será de gran ayuda para explicar cómo funciona todo y saber que las cosas seguirán marchando sobre ruedas.

Implementar sistemas en tu forma de trabajo te ayudará a mantenerte consistente y organizad@… y a tener más clientes!! 

¿Qué procesos pensás que podés ‘sistematizar’ en tu emprendimiento? Contame en los comentarios.

Advertisements

Descubrí tu ‘por qué’

El camino emprendedor es  uno de los más lindos que podemos elegir recorrer, pero animarnos a dar el primer y gran paso puede costarnos un poco.

Parte del propósito de este blog es compartir mi propia experiencia a medida que voy transitando la vida emprendedora, para ayudarte e impulsarte en la tuya. Por eso quiero contarte en este primer post cómo fue que descubrí mi razón de ser en el mundo emprendedor, mi ‘por qué’.

image

Lo principal es saber quiénes van a ser tus clientes, pero para eso debés conocerte bien vos y tener bien en claro tu propósito para poder después definir tu marca. Explorar el ‘por qué’ detrás de lo que hacés es esencial para llevar un negocio exitoso, ya que a partir de tu ‘por qué’, de tu razón para emprender, podrás definir productos únicos, relaciones con tus clientes y todas tus estrategias… es el fundamento de tu misión y visión.

Para ayudarte a descubrir el ‘por qué’ detrás de tu negocio, podés hacerte estas preguntas:

  1. ¿Por qué te apasionalo que hacés?
  2. ¿Por qué creás tus productos o servicios?
  3.  ¿Por qué amás a tus clientes?
  4. ¿Por qué tu negocio es importante?
  5. ¿Por qué tu negocio debería importarle a la gente?
  6. ¿Por qué contratarías a un empleado? ¿Y por qué lo despedirías?
  7. ¿Por qué alguien debería leer tu blog y compartir lo que escribís?
  8. ¿Por qué alguien debería inspirarse en tu trabajo?
  9. ¿Por qué tus clientes deberían hablar de tus productos o servicios?
  10. ¿Por qué un periodista debería contar tu historia?

Ahora que descubriste tu ‘por qué’, que reflexionaste sobre cada una de estas preguntas, seguramente puedas identificar la historia que te define y que intentás contar a través de tu negocio. ¿Y por qué es importante la historia de tu emprendimiento?

Resulta que el relato de historias (storytelling, en inglés) es la mejor forma de relacionarnos con la gente. Ya sea que estés diseñando un nuevo producto, hablando con un cliente o pensando tu estrategia de redes sociales, tu historia debe atravesar cada aspecto de tu negocio. Es el elemento más poderoso con el que contás para trabajar y hacer todo lo que implique tu emprendimiento: se trasladará a tu comunicación, a tu diseño, a la elección de tus proveedores…

Cuando hayas identificado tu historia, tu ‘por qué’, vas a poder definir una misión y una visión que reflejen todo lo que realmente quieras lograr y transmitir. Y a partir de ellas podrás establecer o renovar, si es que ya está en marcha, tu emprendimiento.

¿Pudiste descubrir tu ‘por qué’? ¿Cuál es tu historia?